Comparta esta noticia

La trigésima sexta versión de las Fiestas de la Raza en el municipio de Tarso, realizadas del 6 al 15 de octubre de este año, contaron con la presencia de diversos artistas  provenientes de la región del Suroeste y algunos invitados. Entre los cuales se encuentran artistas de la talla de Miguel Morales o de Raul Santi.

Sin embargo a pesar del renombre de estos, el furor de las fiestas corrió por cuenta de los artistas locales, quienes con su ritmo tradicional pusieron a bailar al público presente hasta la madrugada.  Para esta administración fue más importante promover esto, su talento local, la cultura y el deporte, y ciertamente lo logró.

Mediante eventos como el festival de atletismo o la carrera del color, con participación libre y gratuita, la gente se apropió de estas fiestas y la masiva asistencia que hubo así lo confirma. Inicialmente se contaban con 400 personas, pero la asistencia casi duplicó esa expectativa, llegando a ser de aproximadamente de 700 personas.

A los que participaron en las actividades deportivas se les dio un reconocimiento. Y a aquellos que representaron a Tarso en alguna competencia exterior, fueron galardonados con anchetas y una cena.

No se puede hablar de las Fiestas de la Raza sin mencionar su tradicional desfile de comparsas, hermoso por su naturaleza y por las personas que en él marcharon. Las bandas marciales fueron las más llamativas, pero los niños disfrazados no pasaron desapercibidos.

Además, el Concurso Departamental de Poesía José Santos Soto en donde participaron niños y niñas de diferentes municipios del Suroeste. Cleber Andrés Sánchez Zapata con su poema Los niños no van a la guerra fue el ganador de este Concurso.

Los niños no van a la guerra

Los niños no van a la guerra,
los niños leen libros y van a la escuela,
siembran árboles, patean el balón,
y ven caer la lluvia,
Los niños no abrazan armas,
abrazan a sus madres y a sus ositos de lana.
Los niños no van a la guerra, van a los charcos,
trepan arboles, suben montañas
y cuentan estrellas.
Los niños no van a la guerra, van a las canchas,
van a las selvas, comen helados, cuentan ovejas,
Saltan la cuerda, pintan y amasan
Leen y escriben
Juegan y ríen, ríen y sueñan.

“Nuestro parte es de mucha alegría por el comportamiento y la acogida de las personas a todos los eventos”. Fueron las palabras del alcalde de Tarso, Nestor Romero. En general, fueron unas fiestas pacíficas, y bien organizadas de principio a fin, en donde se notó la intensión de la administración al querer darle prioridad a lo que identifica nuestra región, su gente.Fiestas de la raza en el municipio de Tarso

Comentarios
Comparta esta noticia