Comparta esta noticia

El día de ayer Euterpe y su séquito de musas llegaron hasta el municipio de Concordia vestidas de guitarras, tambores, flautas, trompetas, saxofones y marimbas. Su presencia se convirtió en un carnaval para los niños y jóvenes que integran la banda marcial de Concordia -muchos de ellos víctimas del conflicto armado-, quienes, en estos momentos, se están formando en la escuela de música del municipio para cumplir su sueño de ser músicos.

Al respecto el profesor de la escuela, Giovanni Andrés Loaiza, afirmó que estos nuevos instrumentos:

“[…] nos permitirán ampliar la cobertura de los semilleros de música en las escuelas y las veredas, llegar a mejorar la vida de los niños, jóvenes y personas mayores”.

La noticia sirve de inspiración a estudiantes como Gilmar Álvarez, quien toca el redoblante en la banda, puesto que con este tipo de acciones, jóvenes cómo él, pueden seguir soñando con hacer de su vocación musical una profesión para el resto de su vida. Aspiraciones que cada vez parecen estar más cerca de ser realidad, gracias a iniciativas como ésta, liderada por la Unidad para la Atención y Reparación Integral de Víctimas del conflicto armado colombiano.

Una entidad que ha invertido más de 1.300 millones de pesos en el Departamento de Antioquia para la reparación integral de las víctimas del conflicto. Con el fin de ofrecer a comunidades cómo Concordia un acompañamiento psicosocial, mediante el cual las personas que han tenido que sufrir el flagelo de la guerra y el desplazamiento en sus territorios, obtengan los instrumentos culturales y educativos que necesitan para reestablecer el tejido social que la crueldad del conflicto armado y social fracturó.

Así lo aseguró, durante la entrega de los instrumentos musicales, el director territorial de la Unidad para la Reparación, Wilson Córdoba Mena. Quien afirmó qué con este tipo de acciones:

“[…] seguimos avanzando en la recuperación del tejido social en más de 30 municipios focalizados con estos planes de retorno y reubicación para que las víctimas que regresaron permanezcan en sus tierras con mejores condiciones de vida y vuelvan a ser productivas.”

De igual forma, entre los asistentes al evento, otras personas de la comunidad aprobaron con entusiasmo la iniciativa y celebraron la llegada de esta nueva dotación musical.

Al respecto, Luis Fernando Vasco Vergara, gestor cultural de Concordia, se pronunció afirmando:

“[…] estoy muy feliz porque la música también es un instrumento reparador donde nuestros jóvenes, entre ellos muchas víctimas, volverán a arraigarse y recuperar la tradición cuando las familias se reunían en sus casas en torno a las guitarras punzadas.”

Para dar seguimiento a esta y otras noticias consulte nuestro sitio web www.periodicoelsuroeste.com o comuníquese con nosotros, escribiéndonos al correo electrónico o a través de las redes sociales. Recuerde su opinión y participación para mantener informada a la comunidad es muy importante para nosotros.

Si quieres mantenerte informado sobre lo que ocurre en la región Suroeste de Antioquia: ¡Síguenos en las redes sociales!

Comentarios
Comparta esta noticia